Paridad en Acción

Resumen y conclusiones de la jornada del 24 de octubre de 2013

 

Estimadas amigas y amigos,

 

¿Qué hemos podido aprender de la jornada del pasado 24 de octubre?

 

Nos dio la bienvenida y una breve presentación de ZONTA, la presidenta de Zonta Madrid km0, Inés Chamarro, Legal Director de DLA Piper.

 

 

Gracias a Carmen Plaza, Directora General para la Igualdad de Oportunidades y del Instituto de la Mujer, hemos podido recordar que hay un 40 % de mujeres en el Parlamento Español, solo una mujer en la Real Academia y entre los catedráticos hay solo un 10 % de mujeres. Nos ha acordado que hay cuatro países en la Unión Europea con cuotas en los Consejos de Administración (en adelante CA) y que en España por ahora se aplican simplemente la Ley de Igualdad y el Código de Buen Gobierno como medida para aumentar la presencia femenina en los CA.

 

Carmen Plaza ofreció una visión de lo que está haciendo el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI en sus siglas) por mejorar la situación actual. Entre otros, presentó el Proyecto Promociona (programa realizado con fondos noruegos en el marco del Espacio Económico Europeo, coordinado y cofinanciado por la CEOE, y que cuenta con la participación del MSSSI, y la colaboración de ESADE Business School), y que procura cambiar el panorama de la Alta Dirección en nuestro país, adaptándola a los nuevos tiempos. “El objetivo es mejorar el acceso de la mujer a los puestos directivos y a los CA de las empresas españolas, y seguir así avanzando para crear un liderazgo compartido.”

 

 

Mª Jesús González-Espejo, fundadora de la iniciativa “Mujeres con Opinión” y socia directora de EmprendeLaw, está realizando una labor intensa por hacer visibles a las mujeres en los medios de comunicación.

 

Durante su intervención, González-Espejo presentó cuatro retos de Paridad en Acción:

 

El primero de ellos, denominado “el misterio de las Juntas de Accionistas y las fechas de celebración”, ya que es uno de los secretos mejor guardados de las empresas cotizadas.

 

El segundo, que lo denominó “las mujeres somos nuestras peores enemigas”. Este reto está significativamente detallado y explicado a través del comentario emitido por una alta directiva y supuesta promotora del acceso de más mujeres a consejos, que no recordaba el nombre de una de las colaboradoras de Paridad en Acción y que espetó: “¿cómo se llama esa abogada alemana que hace preguntas molestas en las Juntas?”. La pregunta de González-Espejo fue: “¿Realmente crees que ir a la Junta, como accionista y preguntar por el número de mujeres presentes en la alta dirección y en el Consejo es una pregunta molesta?”.

 

El tercer reto, también resumido en una frase de alto contenido realista e impactante: “Prefiero un bombón en mi boca que en mi Consejo de Administración”. Como es bien sabido, los accionistas que cumplen los requisitos mínimos para acceder a las juntas de accionistas anuales tienen dos claras opciones a la hora de emitir sus votos: O bien el accionista cede su voto al presidente u órgano de gobierno vigente o si por el contrario cede su voto a un tercer invitado pierde su derecho al obsequio como accionista (regalos de diversa índole que suelen entregarse en las juntas ordinarias) y aunque parezca sorprendente hay quien tiene claro que lo importante son los bombones, y en este sentido, habría que “felicitar” al presidente por conseguir votos a base de bombones.

 

Por último, y no menos importante, el cuarto reto: “Es complicado conseguir accionistas”. Son más los hombres que las mujeres que invierten en bolsa, ¿será por la científicamente probada aversión al riesgo que tiene las mujeres?

 

 

Ruth Mateos de Cabo, experta en temas de diversidad y género y habiendo realizado diversos trabajos de investigación sobre la presencia de la mujer en los CA de las grandes empresas y entidades bancarias, ofreció la conferencia principal durante el observatorio, centralizado en el “sesgo de género en los CA”. Nos presentó dos estudios de los cuales se pueden detectar algunos puntos de discriminación, tales como los “headhunter” que pretenden, que no hay mujeres valiosas del perfil de consejera.

 

 

Me permito preguntaros: ¿Puede ser que los “headhunter” lo digan porque de tal manera pueden vender más cursos de liderazgo?

 

 

Que existen empresas que simplemente no quieren trabajar con consejeras, que a la mujer se le aplica la estadística media de su grupo, y de su género se llega a la conclusión que no está preparada o que es adversa al riesgo u otros perjuicios antiguos. La consecuencia fundamental que se extrae del modelo Beckeriano es trivial: dado que los beneficios monetarios dependen del coeficiente de discriminación, las empresas que discriminan obtienen menores beneficios. Esta situación puede no ser sostenible a largo plazo si hay entrada de empresas; por lo tanto, la discriminación sólo puede prevalecer en mercados laborales no competitivos.

 

Quizás el argumento que más nos ha sorprendido fue el llamado “efecto contagio”, que alude al hecho que si una mujer consigue ser consejera, normalmente trae a más mujeres a dicho órgano. Dicho factor contagio sería un argumento a favor de una cuota.

 

 

Durante la mesa redonda que tuvo lugar a continuación, la moderadora, Celia de Anca, Directora del Centro de Diversidad del Instituto de Empresa, y los tres panelistas, Eva Levy (ex presidenta de la Federación Española de Mujeres directivas y Empresarias, actual presidenta honoraria de WomenCeo así como Senior Advisor de Atos, como especialista doctrinal), Javier Martín-Cavanna (que ha ocupado diversos cargos de dirección en el sector no lucrativo y que en la actualidad preside la Fundación Compromiso y Transparencia cuya misión es “Fortalecer el liderazgo del sector social mediante alianzas con la empresa privada”, como especialista en buen gobierno de las grandes empresas) y Jorge Martínez Ramallo (que cuenta con una extensa carrera profesional en puestos directivos en entornos internacionales y áreas diversas en el sector de seguros y gestión de activos, como consejero), aportaron visiones muy dispares al tiempo que complementarias de la actualidad de la mujer.

 

 

Eva Levy nos confirmó que la progresión está muy lenta pero que ve un cambio en la mentalidad, que ya no suena raro ser consejera. Francia nos adelanta con un 25 % de mujeres directivas, China cuenta con un 50 % y Sudamérica con un 30 % de mujeres directivas. Nosotras las europeas nos quedamos atrás.

 

 

Javier Martín-Cavanna dejó claro que los CA españoles son incompetentes y que se blindan sueldos y puestos en dichos órganos. No se someten a evaluación de desempeño. Solo un 7 % de las grandes empresas facilitan un informe de gobierno corporativo con información sobre la mujer.

 

 

Jorge Martínez Ramallo pudo confirmar que los headhunter no encontraban a mujeres competentes en los años 80 (porque paríamos hijos). Piensa que las mujeres aportan una visión más global y concreción en las decisiones.

Eva Levy confirmaba lo que muchas personas asistentes, y no asistentes, teníamos en mente con respecto a las mujeres en sus distintos puestos laborales de distinta jerarquía: “las consejeras ganan hasta un 60 % menos como consejeras que sus compañeros”, y mientras Martín-Cavanna afirmó que “las mujeres ya están preparadas para ocupar los puestos de altos cargos y consejeras y que no les hace falta más formación”.

 

 

El auditorio participó con entusiasmo y quería aclarar muchas preguntas como por ejemplo los pros y contras de las conocidas “cuotas”. Siempre han existido cuotas, y hasta ahora la cuota era un 90 % a favor de los hombres mencionaba Eva Levy mientras en armonía Ruth Mateos concluye que “no hay que temer las cuotas, porque simplemente se trata de un mecanismo para evitar sesgos”. Javier Martín-Cavanna aportó que hay mujeres que no llegan a ser directivas. Por ejemplo en el reglamento de Telefónica se establece que mujeres pueden llegar a los altos cargos. Pero Telefónica no hace nada proactivo. Por lo tanto, concluye que la cuota es buena. Jorge Martínez Ramallo añade que las cuotas deben ser progresivas y prudentes.

 

 

La Presidenta de la Asociación Española de Mujeres Juristas, Begoña Sainz de la Maza, recordó que hace 35 años tenía que pedir permiso a su marido para hacer cualquier gestión y que deberíamos ser más proactivas.

Fernando Pindado, asesor jurídico de la ONCE, se alegra del término de la diversidad en una sociedad plural y abierta, que no se debería hacer la referencia solo al género. Según el, las cuotas están para incumplirse porque hay métodos ocultos de coacción. A los empoderados no les gusta compartir.

 

 

Resumiendo lo anteriormente dicho se puede llegar a la conclusión que las mujeres deberíamos ser más proactivas y que no deberíamos temer una cuota. Por lo tanto quiero animaros, hablando con las palabras de Mª Jesús González-Espejo:

 

 

Si tenéis acciones, ya sabéis que además de daros dividendos pueden favorecer el cambio social. No perdáis esta oportunidad de influir.

 

 

Un saludo afectuoso

 

Katharina Miller